En:

De aquellos Origins a estos Fénix, la importancia del “momento”

person Publicado por: Rubén Vázquez list En: Entradas comment Comentario: 0 favorite Clicks: 57

Hola Percales,

Que mejor momento para retomar la pluma y el papiro que las largas noches de insomnio que lleva consigo la reciente paternidad, y aún con la duda interna de quien caerá antes en los brazos de Morfeo si el escritor o el lector.

Quería compartir con vosotros hoy una pequeña reflexión sobre la importancia del momento en el que estemos mental o psicológicamente a la hora de jugar a un videojuego, como lo percibimos y lo que nos transmite. Si os pregunto cuál es vuestro juego favorito seguramente muchos de vosotros y vosotras no dudaríais un segundo en darme una respuesta y una larga lista de motivos por los cuales “ese juego” es tan especial, pero, ¿y si lo hubieses jugado en otro momento de tu vida? ¿La respuesta sería tan contundente?

Esto me ha pasado a mí con los juegos Sandbox o de Mundo Abierto, hace unos años y ya casi como tradición ascentral por el día de mi cumpleaños llegaba a mis manos el Assasins Creed Origins, que tomé como siempre con pasión y ganas de jugar a lo nuevo de Ubisoft, siempre he sido gran fan de la franquicia y aún recuerdo con pasión aquellos paseos con Ezio por Monteriggioni, dar caza a los Borgia e incluso buscar la mejor rama de un árbol para un ataque sigiloso con Connor Ratonhnhaké:ton Kenway, y con la ilusión habitual empecé mi aventura por Egipto, me gustaba el escenario (impecable como siempre en la saga), me gustaba Bayek, el sistema de combate era pues un poco como siempre, la trama, bueno, también era un poco como siempre, las misiones secundarias eran absolutamente lo mismo de siempre, y los largos paseos por el desierto en Camello eran… totalmente insufribles. No lo pude acabar, jugar a la consola es divertido, y si no lo es es porque algo no está funcionando y solo puede ser el juego o el jugador que somos los sumandos de esta ecuación tan simple, no pongo en duda el trabajo y empeño que ha puesto Ubisoft en este juego y en tantos (obviemos bugs y demás cositas que ya han dejado de ser noticia) sino que simplemente para mi “no era el momento”.

Se me hacía cansado, largo y tedioso, no me apetecía jugar y acabé dejando en la nevera el género por los malos recuerdos que me traían esos infumables paseos en Camello, con todos mis respetos para los camellos que son animales preciosos y súper divertidos. Creo recordar que lo dejé aparcado y le metí unas 200 horas al Apex Legends, necesitaba adrenalina, pegar tiros, y los paseos a caballo están en el extremo opuesto, recuerdo que por esa época me retiré de mi amado Futbol Sala como jugador tras más de 20 años entrenando y compitiendo, y el bueno de Bayek sufrió los daños colaterales.

Otros juegos del género pasaron por mi mando tiempo después, Red Dead Redemption 2 que exprimí hasta el último animal legendario, multijugador incluido, Ghost of Tsushima que me fascinó, Days Gone con sus peros pero con muchos pros y los he disfrutado mucho, si es cierto que en el caso de Days Gone me sobraron algunas horas de juego. No me atreví con el Odissey, y las opiniones compartidas por amigos después de jugarlo me reafirmaron en mis sensaciones de que no tenía yo el cuerpo para Assassins Credd.

Y de aquellos Origins llegó a mi estantería el Inmortal Fenix Rising, 50% de ganas de probarlo tras lo que había leído y visto en el stream de mi apreciado Melandryu con el que comparto gustos videojueguiles y otro 50% de ganas de tener una caja blanca en mi estantería de juegos de PlayStation, sin grandes esperanzas y aún con el regusto de aquellos interminables paseos en Camello, me encontré con un juego con unas mecánicas más que conocidas para todos los que hemos jugado un sandbox alguna vez, un sistema de combate que podríamos clasificar de clásico con ataque rápido, ataque fuerte y ataque a distancia y alguna que otra “magia” como hemos visto en … (ponga aquí cualquiera de los cientos de juegos con este sistema de combate), a nivel de narrativa nos habla de la Mitología Griega contada de una forma infantiloide, gráficamente a pesar de ser “next gen” no impacta aunque funciona muy bien con las mecánicas jugables y en definitiva me encontré con un juego increíblemente divertido.

Explorar es divertido, combatir es divertido, las mazmorras son divertidas, los bosses son divertidos, los npcs son divertidos, es una auténtica maravilla, puedes pasar horas recorriendo el mapa trepando en busca de Ambrosía, o buscando la forma de activar esa palanca con esa pelota y con ese puzle. Y si, la desarrolladora de este juego es Ubisoft, la misma de los paseos en camello entonces ¿qué ha cambiado? ¿El juego o el jugador?

La importancia del momento, quizás sea que ahora mismo necesito un juego más tranquilo, lento, donde yo marco el ritmo ante un momento de mi vida lleno de sobresaltos y emociones, quizás menos reto y más exploración y topé con esta aventura olímpica que tanto me está llenando. 

Estos días tengo a mi adorado DoctorK disfrutando de Returnal, una joya con sabor Next-Gen del que tantas ganas tenemos, y como solemos hacer habitualmente y más en estos tiempos en los que las circunstancias nos impiden estar codo con codo con un par de cervezas de por medio compartiendo mando, estaba viendo su partida en pantalla compartida mientras charlábamos y me enseñaba el juego y me parecía brillante todo, el sistema de combate, la jugabilidad, los gráficos, etc... pero mientras lo veía sufrir y disfrutar a partes iguales, esa sensación que tan bien conocemos los fan del maestro Hidetaka Miyazaki, en mi cabeza solo pensaba “no es el momento” sabiendo que lo será y que es un must play que quiero jugar si o si pero en estos momentos el cuerpo me pide otro tipo de aventuras, ni mejores, ni peores solo distintas y que encajen con el “momento” personal de cada uno.

En esa ecuación juego y jugador hay un punto en común para disfrutar del juego y disfrutar de las aventuras que nos ofrecen estas obras de arte, todos tenemos días o épocas en los que necesitamos una sensación u otra pero para todas ellas hay un videojuego que te llegará y disfrutarás, yo he encontrado el juego para mi “momento” no dejes de buscar y disfrutar el tuyo o quizás volver a darle otra oportunidad a ese juego que te pilló en un mal momento, y si, en algún “momento” volveré a pasear en Camello bajo las pirámides de Egipto.

Hasta pronto percales!!

Comentarios

Sin comentarios en este momento!

Deje su comentario

Domingo Lunes Martes Miércoles Jueves Viernes Sábado Enero Febrero Marzo Abril Mayo Junio Julio Agosto Septiembre Octubre Noviembre Diciembre